Quiénes somos

RED Académicxs en Riesgo


La red fue creada por las investigadoras Francesca Lessa y Rosario Figari Layús en el año 2018 como resultado del taller “La persistencia de la impunidad en la lucha por la verdad, la justicia, la memoria y la reparación en América Latina: defensores de los juicios de derechos humanos en riesgo” (el nombre original del taller era en inglés: The persistence of Impunity in the struggle for Truth, Justice, Memory and Reparation in Latin America: Trials’ human rights defenders at Risk”), en el marco de la Conferencia de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), llevada a cabo en Barcelona en el año 2018. Durante el taller, en el que participaron investigadorxs y activistas de diversas disciplinas de ciencias sociales y derechos humanos, se llevó a cabo un intercambio sobre las experiencias de hostigamiento, restricciones y violencia que vienen padeciendo activistas y académicxs en distintos países de América Latina. Allí se hizo evidente la urgencia de esta problemática en la coyuntura política y social actual latinoamericana y de la necesidad de tomar medidas colectivas para visibilizar y poner un freno a esta situación.

Entre los tipos de hostigamientos y violencias que sufren académicxs y docentes de instituciones universitarias y de investigación se encuentran: amenazas, ataques físicos concretos a lxs investigadorxs y/o sus hogares y oficinas, amenazas a familiares, robo de documentación y materiales relevados, campañas de estigmatización y desprestigio en la prensa, señalamientos públicos por parte de las autoridades gubernamentales, denuncias judiciales y allanamientos policiales en las viviendas y lugares de trabajo, bloqueo de publicaciones o incluso rechazo de propuestas de investigación cuyas temáticas son percibidas como inconvenientes por algunas instituciones académicas.

Este hostigamiento puede adquirir mayor o menor intensidad y tener consecuencias en distintos niveles:  tanto en el ámbito personal y profesional de lxs investigadorxs como a nivel académico y social. Estas agresiones  no solo afectan seriamente la integridad física, económica, psicológica y emocional de quienes las padecen directamente, sino que implican un ataque a la libertad académica, al pensamiento crítico y a la producción y difusión de conocimientos, fundamentales para el desarrollo social, político y democrático de toda sociedad.