La libertad académica es un derecho universal y esencial para una educación, enseñanza e investigación de calidad. Es el motor de la innovación y una condición fundamental para adquirir y generar conocimientos. Aunque los Estados y las universidades de todo el mundo se han comprometido a respetar la libertad académica, ésta sigue siendo atacada en muchos lugares. En el momento de publicación de este informe, la comunidad internacional sigue haciendo frente a la pandemia mundial de COVID-19. Las instituciones de enseñanza superior han tratado de adaptarse a las nuevas circunstancias aplicando el aprendizaje a distancia y online. Sin embargo, la pandemia también ha implicado nuevas amenazas para la libertad académica. Las más notables son el aumento de las posibilidades de mecanismos de control y vigilancia de la investigación y la enseñanza, así como las sanciones, las restricciones, la autocensura y el aislamiento. El documento destaca la importancia de redoblar el compromiso con la libertad académica, no sólo para la educación superior, sino para todxs. Para esto, el informe ofrece recomendaciones para un eficaz desarrollo de universidades libres y hace un llamamiento a las autoridades responsables de la educación superior, como así también a otros grupos de decisión (como las administraciones universitarias y parlamentarios) para que utilicen los datos aportados por el Índice de Libertad Académica para fortalecer la protección y promoción de la libertad académica.